Manchas de grasa

Trata las manchas difíciles con gasolina, alcohol o aguarrás.
Si la tela es de las que no pueden lavarse, utiliza polvos de talco sobre las manchas pequeñas, cepillándolas una vez que el talco haya absorbido la grasa.
Repite hasta que las manchas desaparezcan.
Otra forma consiste en espolvorear la mancha con polvos de talco, después se coloca encima del talco un trozo de papel higiénico. Pasaremos la plancha por encima del papel higiénico (toalla nova o papel absorvente) a una temperatura baja, el talco absorberá la grasa y desaparecerá la mancha de la prenda.