Temperatura ideal

Muchas personas tienen sus calentadores eléctricos a 45 grados centígrados, es decir a una temperatura superior a la necesaria. Por cada grado que se baje el termostato se ahorra entre un 5 y un 8 por ciento de electricidad. 

Tu puedes hacer:

- Bajar la temperatura del termostato a 42 grados, suficiente para controlar las bacterias, o bien ajustar el termostato en la posición de "ahorro de energía". 
- Aislar el depósito con un material especial destinado a ello (se puede ahorrar hasta un 8% de energía). 
- Cada dos meses, es conveniente desaguar dos litros aproximadamente, abriendo el grifo que hay bajo el depósito. De esta manera se evita la acumulación de sedimentos y se mejora la eficacia del aparato.