Chicha

Son dos las formas de elaborar esta típica bebida en nuestro país. La primera es la fresca o cruda. Los racimos de uva fresca sin lavar se llevan en canastos a las Sarandas (varillas de coligüe o bambú amarradas una al lado de la otra), restregando la fruta gasta obtener su jugo. Introducida a barriles de roble, se deja reposar unos días hasta que comience a soltar los vapores de la fermentación. Una vez lista, se saca el orujo sobrante completando el proceso.

La otra forma que comúnmente se consume en Fiestas patrias es como Chicha Baya o Cocida. Es el mismo proceso, pero con la diferencia que el líquido resultante se cuece durante unas horas, posándose luego en grandes vasijas de greda, selladas con barro. Estos recipientes se entierran en lugares frescos y privados de luz por los meses que distan desde la vendimia hasta las fiestas patrias (unos seis meses). Un dato: La chicha genuina se reconoce dulce chispeante producto del gas de la fermentación.