Cómo saber si los huevos están frescos

Es muy fácil, hay que sumergirlos en una vasija con agua fría. Los huevos frescos quedarán en el fondo, mientras que los huevos que floten hay que desecharlos porque puede que no estén en buenas condiciones.