Limpiar joyas

En un recipiente metálico agrega agua hirviendo con lavavajillas y unas gotas de amoníaco. Enjuaga después con agua tibia.
Para aquellas joyas que hoy se ven opacas, sólo tienes que conseguir un cepillo de dientes con cerdas suaves, úntale un poco de pasta de dientes y suavemente cepilla sus joyas.
Posteriormente lávalas cuidadosamente con agua caliente.

Limpiar objetos cromados

Deben tratarse con vaselina; luego se lavan con agua caliente y se secan hasta que brillen.

Limpiar objetos de plata

Si tienes objetos fabricados con una aliación cuya base sea la plata, son suceptibles de verse atacados por el verdín*. Un baño en vinagre caliente lo eliminará. Acláralo bien y sécalo con un trapo suave.

*Verdín: Suciedad verde que cubre a algunos metales.

Mantener los objetos de bronce siempre brillantes

Antes de cualquier operación de limpieza o mantenimiento de tus objetos de bronce, desmonta aquellas piezas que sean suceptibles de ser desmontadas.

La humedad y el contacto con el aire son los medios que se producen el verdín en tus bronces. Barniza los objetos con un producto incoloro (en las tiendas especializadas los hay en spray, generalmente se usa barniz transparente) y los aislará de estos elementos; de esta forma evitarás limpiarlos a menudo. Ya que se mantienen siempre brillosos.

Para no tener que limpiar los objetos de cobre

Si quieres evitar el trabajo de limpiar tus objetos de cobre, barnízalos con un producto específico comercializado en spray (barniz transparente); de esta forma la limpieza se reduce sólo a eliminar el polvo de su superficie.

Protejer objetos de hierro o fierro forjado

Proteje del óxido de tus objetos de hierro forjado lubricándolos con manteca de cerdo sin sal (para los objetos que están en la interperie, utiliza vaselina) o incluso con glicerina (para los de interior).

Finalmente, lústralos con un trapo suave.

Antes de limpiar los vidrios (cristales) de tu hogar

Cuando vayas a limpiar la ventanas de tu casa, ten la precaución de limpiar los marcos primero, ya que la suciedad de estos podría echar a perder el trabajo de limpiado de vidrios.

Limpiar azulejos o cerámicas (brillosas)

Consejo A
Para limpiar los azulejos de la cocina de una forma rápida y económica, poner la olla a presión con agua al fuego y dejar la puerta cerrada durante un buen rato.
El vapor de agua reblandece la grasa y el polvo impregnada en los azulejos, con sólo pasar un paño desaparece sin dejar huella

Consejo B
Para quitar la grasa de los azulejos mezcla limpiacristales, alcohol de quemar y un poquito de amoniaco. Si lo que quieres es limpiarlos rápidamente, abre la llave del agua caliente y que se mojen con el vapor del agua, después los secas con un trapo que lleve un poco de alcohol.

Limpiar computador

Si quieres dejar limpio el computador (ordenador), en un paño agrega un poco de limpiavidrios o agua con vinagre.
Luego con el paño humedo limpia el computador.

Otra forma es utilizar limpiador antigrasa.
Evitar dejar caer líquido en el teclado, monitor (pantalla) y CPU.

Limpiar el fondo de floreros ennegrecidos

Si haz utilizado un jarrón fino como florero y a quedado el fondo ennegrecido, échale un puñado de arroz y vinagre blanco caliente. Agita enérgicamente la mezcla. Déjala en remojo durante un buen rato. Si el fondo no hubiera quedado bien, vuelve a repetir la operación. Finalmente enjuagua con agua abundante y secar con un paño.
Esta operación también se puede hacer con agua con detergente y arena (añadir una gran cantidad).

Limpiar gafas o lentes

Mezcla en partes iguales agua y glicerina, aplica la solución sobre los cristales y luego sécalos con una tela suave (libre de pelusas). Además conseguirás que no se empañen.
También quedarán brillantes si los limpias con un paño y unas gotitas de vinagre.

Limpiar hornos

Para limpiar un horno sin riesgos, echa bicarbonato sódico sobre las paredes y el fondo cuando están calientes, déjalo durante una hora. Después limpia con un trapo.

Limpiar hornos microondas

Consejo A
Los expertos recomiendan no utilizar productos abrasivos para limpiar el interior del horno microondas. Una buena solución es poner en el centro del plato un vaso con agua y un poco de zumo de limón, dejarlo hervir hasta que salga vapor y acto seguido recoger los restos de agua con un trapo limpio.

Consejo B
Coloca en el interior un recipiente con agua caliente.
Añada un trozo de limón y hierva el agua hasta que se produzca una gran cantidad de vapor. Después limpie con un trapo.

Limpiar limas y lijas

Para limpiarlas deberás aplicar una tira adhesiva sobre ella, y al despegarla se llevará con ella toda la suciedad.

Limpiar manteles y cortinas de plástico

Para hacer desaparecer el color amarillento de cortinas o hules viejos es ponerlos en remojo en leche. Enjuaga con agua tibia.

Limpiar muebles de madera

Si se pretende dar lustre a un mueble, nada mejor que una mezcla de aceite vegetal y zumo de limón.
Para los muebles de roble hay que frotarlos con un trapo humedecido en cerveza caliente y enseguida repasar con un paño seco.

Limpiar objetos de porcelana

Para que sus objetos de porcelana blanca vuelvan a recuperar su color y su brillo, déjalos en remojo durante un rato en agua caliente con cloro o lejía. Enjuaga con abundante agua y sácalos con un paño suave.

Si la pieza tiene manchas, cúbralas con una pasta de bicarbonato y agua, deje actuar durante unos minutos y luego enjuague.

Limpiar patalla del televisor o monitor

Un truco muy fácil es limpiarla con el zumo de un limón, quedará muy limpia y además tardará más tiempo en volver a ensuciarse de polvo.

Limpiar peines, peinetas y cepillos

Para limpiarlos, llena un recipiente con agua, añade 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y 3 cucharadas de lejía.
Ponlos en remojo durante una hora. Enjuaga con agua tibia y deja secar al aire.

Limpiar planchas

Cuando tienes la plancha sucia en la base, lo mejor para limpiarla es esperar a que esté caliente y entonces poner en un papel abundante sal común y planchar sobre la sal. 
El resultado es una plancha limpísima.